Entretenimiento

Los jugadores que le han dicho ¡no! al América

El caso de Avilés Hurtado no es el primero, al contrario, se une a una lista que cada vez se hace más larga. Tal vez porque se sabe que la presión en Coapa es grande, o quizá y simplemente sea una cuestión de ideales.

Alex Aguinaga

El ídolo necaxista es tal vez uno de los ejemplos más emblemáticos de esta situación. En plena década de los 90, cuando los Rayos dominaban el futbol mexicano con su juego ofensivo, América buscó varias veces llevarse al ecuatoriano a sus filas; sin embargo, el mediocampista se negó de manera categórica, no pensaba dejar al Necaxa y menos salir para jugar en su hermano mayor. Pese a que en varios veranos su salida parecía inminente, precisamente por esa relación entre ambos clubes, Aguinaga plantó cara y nunca cedió.

José Saturnino Cardozo

Pocos futbolistas en la historia le han hecho tanto daño al América como José Saturnino Cardozo. El paraguayo sacudió las redes cuantas veces quiso cuando en frente había un arquero americanista. Su condición de súper extranjero lo llevó en interminables ocasiones a ser el objeto del deseo de los azulcremas; sin embargo, diablo como pocos, el delantero le juró amor eterno a su Toluca y su figura se hizo eterna en el infierno. Siempre se negó a vestir de amarillo.

Fabián Estay

No es que no quisiera jugar en el América, lo que no quería era salir de Toluca, lo cierto que Fabián Estay llegó al América en condiciones en las que a ningún jugador les gustas estar. El chileno estaba feliz en los Diablos cuando una oferta irrechazable llegó para llevarlo a Coapa. La vulnerabilidad de los jugadores le impidieron imponer su deseo y sin su consentimiento terminó jugando con las Águilas, ya después, el mismo Estay reconoció que la situación finalmente fue buena.

Ramón Ramírez

Ramón Ramírez es uno de los casos más emblemáticos en esta historia. Su pase de Chivas al América, directo y sin escalas, generó todo tipo de polémica. El mediocampista era un ídolo en Guadalajara y de manera rotunda se negó a ir al odiado rival, pero no había nada que hacer, la venta estaba hecha y Ramírez se tuvo que vestir de amarillo, aunque no por mucho tiempo. Lo que mal empieza mal acaba, debió pensar el jugador, quien apenas un año después viajó a Monterrey para vestirse de Tigre.

(16)

Siguiente Página

Los jugadores que le han dicho ¡no! al América
Click to comment

Comentarios

To Top